Ulceras

Úlceras de Estómago y Duodeno (Úlceras Pépticas)

Estas úlceras se manifiestan como llagas o lesiones abiertas que se encuentran por lo general en las áreas del cuerpo con piel o mucosa y afectan a millones de personas cada año en todas partes del mundo.  Muchas personas se someten a cirugías debido a los síntomas persistentes que produce una ulcera en el revestimiento del estómago o del duodeno. Una ulcera péptica se reconoce cuando se detecta la presencia de ácido hidroclórico y la pepsina.

La ulcera del estómago se conoce como úlcera gástrica y la del duodeno úlcera duodenal.

Gastroenterologia Clinica en Quito

Gastroenterologia Clinica, Colonoscopia, Endoscopia, Medicina Interna

Causas de Úlceras:

Los ácidos del estómago (ácido hidroclórico y la pepsina) contribuyen a la formación de ulceras. La mayoría de ulceras gástricas y duodenales se desarrollan como resultado de una infección con la bacteria “Helicobacter Pylori”, la misma que es considerada la causa principal.

Factores Influyentes:

Los siguientes factores juegan un papel importante en el desarrollo de úlceras gástricas y duodenales:

  • Bacteria Helicobacter Pylori: esta bacteria produce substancias que debilitan la mucosidad protectora del estómago y lo hacen más susceptible a los efectos destructivos del ácido y la pepsina.  Se cree que también estimula la producción de más ácido.
  • La Dependencia al Cigarrillo: fumar incrementa la posibilidad de desarrollar ulceras, retarda el proceso de curación de ulceras existentes y contribuye a su reaparición.
  • La Dependencia a la Cafeína: el café estimula la secreción de ácido en el estómago y agudiza el dolor de una ulcera existente.
  • La Dependencia al Alcohol: el consumo excesivo de alcohol no solo crea complicaciones de cirrosis del hígado sino que también hace que una persona sea más propensa a desarrollar ulceras pépticas.
  • El Estrés Emocional: no es solamente un factor paralizante en la vida de una persona sino que también debilita al sistema inmunológico y aumenta las molestias asociadas con una úlcera.
  • El Estrés Físico: puede aumentar el riesgo de desarrollar ulceras principalmente en el estómago después de sufrir alguna lesión grave, quemaduras o cirugías.
  • El Ácido y la Pepsina: la incapacidad del estómago de defenderse de los potentes líquidos digestivos tales como el ácido hidroclórico y la pepsina contribuyen a la formación de ulceras.
  • Los Medicamentos Antiinflamatorios: medicamentos como la aspirina, ibuprofeno y el naproxeno sódico debilitan al estómago, haciéndolo más vulnerable a los efectos devastadores del ácido y la pepsina. Por lo general estos ingredientes están presentes en medicamentos que se venden sin receta y se usan para la fiebre, el dolor de cabeza y los malestares asociados con el resfrió.

Síntomas de Úlceras Gástricas y Duodenales:

Cada persona experimenta los síntomas más comunes de las ulceras de diferente forma y aunque las ulceras no siempre causan síntomas, el retortijón o ardor en el abdomen es el más común.  El dolor por lo general se siente más por la mañana y entre las comidas con una duración de minutos hasta horas. Los síntomas menos comunes pueden incluir lo siguiente:

Eructos, nauseas, vómitos, falta de apetito, pérdida de peso, sensación de cansancio y debilidad.

Los síntomas persistentes son la mejor indicación de la existencia de condiciones o problemas médicos y la señal de alerta para visitar a su médico y solicitar un procedimiento de diagnóstico.

Complicaciones de las Ulceras:

El diagnóstico y tratamiento de ulceras es imperativo para evitar complicaciones más serias:

  • Hemorragia: cuando una ulcera erosiona los músculos del estómago o la pared duodenal esto puede afectar a los vasos sanguíneos y causar hemorragias profusas.
  • Perforación: cuando una ulcera erosiona puede formar un orificio en la pared del estómago o duodeno permitiendo el paso de bacterias y alimentos parcialmente digeridos a través de la abertura en la cavidad abdominal estéril y causar peritonitis (inflamación de la pared y cavidad abdominal).
  • Obstrucción: cuando una ulcera está situada al final del estómago, es decir donde se une al duodeno puede causar inflamación y cicatrización, estrechando o cerrando la abertura intestinal y evitando de esa forma que los alimentos pasen del estómago al intestino delgado, lo cual  produce vomito para vaciar el contenido del estómago.

El tratamiento es determinado después de un diagnóstico adecuado en el cual se determina la causa principal de la ulcera y las posibles complicaciones.

 Procedimientos para Diagnosticar Úlceras:

  • Serie Gastrointestinal Superior (GI) o (Esofagografía): este procedimiento de diagnóstico examina los órganos de la parte superior del sistema digestivo incluyendo: el esófago, el estómago y el duodeno que es la primera sección del intestino delgado. Para este examen el paciente ingiere un producto líquido metálico (bario) que sirve para recubrir el interior de los órganos antes de tomar rayos X para evaluar la condición de los órganos digestivos.
  • Esofagogastroduodenoscopia (EGD): el procedimiento EGD conocido también como endoscopia superior permite al médico examinar el interior del esófago, el estómago y el duodeno.  En este procedimiento se introduce un endoscopio (tubo delgado y flexible con luz y cámara) que pasa por la boca, la garganta, el esófago, el estómago y el duodeno. El endoscopio permite al gastroenterólogo ver dentro del cuerpo, introducir instrumentos quirúrgicos y tomar muestras de tejido (biopsia)
  • Exámenes de Sangre, Aliento y Tejido del Estómago: sirven para detectar la presencia de la bacteria “Helicobacter Pylori”. En algunos casos los resultados de estos exámenes no han sido muy confiables, especialmente cuando los pacientes han tomado antibióticos, omeprazole o bismuto recientemente. Por lo tanto es recomendable suspender el uso de esos medicamentos días antes de los exámenes.

Tratamiento de las úlceras de estómago y de duodeno:

El tratamiento específico de las úlceras de estómago y de duodeno será determinado por el médico tratante basándose en los resultados de los exámenes y procedimientos y tomando en cuenta los siguientes factores:

  • La edad, el estado general de salud y el historial médico.
  • La condición actual de la ulcera y complicaciones asociadas
  • La tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • Las expectativas para el tratamiento de la condición
  • La preferencia al tratamiento alternativo

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>